CORAZÓN DE ZANAHORIA: Aprende a llevar una dieta sana y vegetariana en el trabajo

Por / 1 Comentario / 28/02/2013

E-learning or computer learning

Autor: Liliana Costa

La alimentación es uno de los aspectos más importantes de nuestro día a día, ya que nuestra salud depende en gran medida de los alimentos que consumimos. Sin embargo, sólo hace falta mirar un poco a lo que hay en la mayoría de las despensas y frigoríficos del mundo, o ver lo que sirven en comedores escolares o de trabajadores, para darnos cuenta que hoy en día comemos mucho peor que hace simplemente varias décadas. Al mismo tiempo que nuestra alimentación se ha vuelto hipercalórica, nuestra vida se ha vuelto mucho más sedentaria, ya que la mayoría trabajamos en una oficina frente a una computadora, lejos de los trabajos más físicos que desempeñaba la mayoría de la población en el pasado.

Esta combinación es tremendamente peligrosa, porque nuestro cuerpo se llena de grasas que no elimina por falta de ejercicio, lo que puede derivar en problemas de salud graves cardiovasculares y respiratorios, así como el antiestético sobrepeso y una predisposición hacia la depresión. Ante este panorama, lo mejor es optar por una alimentación más sana y acorde a nuestro estilo de vida actual. En este sentido, la opción de una alimentación vegetariana puede ser muy positiva, ya sea de forma temporal o perpetua, ya que nos ayuda a depurar nuestro cuerpo y consumir una cantidad de nutrientes adaptados a nuestro esfuerzo físico, con lo que ganamos calidad de vida y sobre todo una mejoría en la salud.

Evidentemente, no es sencillo conseguir este tipo de alimentación, más si tenemos en cuenta como es nuestra vida laboral, pero la verdad es que la problemática es mayor al implantar esta nueva rutina que al realizarla, pues una vez que la hemos adoptado no nos encontraremos con mayores problemas. En este sentido, podemos comenzar siguiendo una serie de útiles consejos para que la transición a una nueva alimentación vegetariana, mucho más sana y equilibrada, se pueda realizar sin problemas.

  • Opta por una alimentación casera. En los restaurantes dedicados a comidas para trabajadores, los menús se suelen limitar a comidas grasas demasiado sazonadas, con un peligroso abuso de los fritos y las salsas. Además, si pedimos algo vegetariano, lo normal es que nuestra única alternativa sea una ensalada simple. Ante esto, lo mejor es prepararnos nuestra propia comida en casa y llevarla al trabajo, pudiendo comer así variado sin sacrificar la salud.
  • Busca ingredientes frescos. La vida moderna invita a recurrir a alimentos precocinados o congelados, ya que nos hacen las labores más sencillas. Pero si de verdad queremos optar por una alimentación sana, lo mejor es acudir al mercado o a una tienda de confianza para adquirir alimentos frescos, especialmente verduras y frutas de temporada. Además de que estos alimentos son más sabrosos, cuentan con más nutrientes que los que se pierden al congelarse o pasar por procesos de conservación.
  • Diviértete en la cocina. Comer sano no tiene porque ser para nada sinónimo de aburrimiento. La cocina puede convertirse en un auténtico hobby, divirtiéndonos cocinando y descubriendo nuevos ingredientes y recetas. Si de entrada no somos muy hábiles entre los fogones, en webs de avisos gratis como Yapo.cl podemos encontrar desde libros de cocina hasta cursos presenciales donde aprender desde lo más básico hasta auténticas técnicas de chef.
  • Pica entre horas sin problemas. A la hora de alimentarnos importa tanto lo qué comemos como cómo lo comemos. Nuestro cuerpo tiene memoria y si se percata de que comemos poco o espaciando mucho las comidas, piensa que el alimento es escaso y se afana en reservar más grasas. Para evitar esto, es recomendable no saltarse ninguna comida y picar algo cada dos o tres horas, con lo que además evitamos picos de hambre o hartazgo. Evidentemente, para picar entre horas debemos optar por alimentos sanos, como una pieza de fruta o tortitas de cereales, descartando los dulces y la bollería industrial.
  • Haz de la comida un acto social. Otro comportamiento que puede ser perjudicial a la hora de comer en la oficina es hacerlo de cualquier manera sin apartar la mirada de nuestra computadora. Nuestro trabajo es algo más que un puesto que encontramos en una bolsa de trabajo online o en las páginas de clasificados de un diario. Si vamos a pasar tiempo en la oficina, es recomendable socializar con nuestros compañeros, especialmente a la hora de la comida. De esta forma, además de amenizar el ambiente de trabajo, comeremos más sano, ya que una conversación hace que espaciemos los bocados, saboreando mejor los alimentos y necesitando menos cantidad para saciarnos.

Ignacia Uribe R.

Escrito por Ignacia Uribe R.

Periodista, vegetariana hace nueve años. Directora de Vegetarianos Chile. Puedes escribirle a ignacia@vegetarianoschile.cl o encontrarla en Twitter como @IgnaciaUribe.

Web: http://vegetarianoschile.cl/