CORAZÓN DE ZANAHORIA: El mito de la isla desierta

Por / 3 Comentarios / 31/01/2013

Autor: Indiana Urre

Siempre que uno “confiesa” ser vegetariano –da lo mismo dónde, cuándo o con quién-, empiezan las preguntas. Que por qué, que de dónde sacas las proteínas, que si no tienes algún problema de salud. Después de contarles las historias pertinentes y demostrarles que incluso eres más sano que ellos, siempre llega la pregunta “ingeniosa” del pillo de turno: y si estuvieras en una isla desierta, ¿no te comerías una vaca?

Yo no sé realmente cuántas islas desiertas quedan en el mundo, que estén alejadas de toda civilización y cómo uno (cualquiera, no necesariamente un vegetariano) podría llegar a caer ahí. Además, hay que sumarle a la hipotética situación que la isla desierta no tenga vegetales comestibles y sí vacas o pollos. ¿Cómo puede uno contestar en serio a tamaña estupidez?

Pero ya que me lo han preguntado infinidad de veces, acá aventuro una respuesta. En el caso de que llegara a estar en una isla desierta –desde mi punto de vista, un lujo en estos tiempos-, y no tuviera nada más que comer, por supuesto que por instinto de superviviencia me comería un pescado. O un pollo. O una vaca. O un ser humano.

Ah, parece que lo último fue políticamente incorrecto, jeje. Pero la verdad es que no veo gran diferencia entre comerme la pierna de un chancho y la de una persona. Ambas son partes de seres vivos, que sienten dolor y morirían para alimentarme. Ambas piernas tienen piel, grasa y sangre. Ambas me producen el mismo asco y mientras pueda evitarlas, lo haré. Pero también me las comeré sin distinción cuando mi vida dependa de ello. Espero que no llegue ese día. Aunque, por favor, avísenme si saben de alguna isla desierta.

Ignacia Uribe R.

Escrito por Ignacia Uribe R.

Periodista, vegetariana hace nueve años. Directora de Vegetarianos Chile. Puedes escribirle a ignacia@vegetarianoschile.cl o encontrarla en Twitter como @IgnaciaUribe.

Web: http://vegetarianoschile.cl/

  • Alejandro Zúñiga Oneto

    Buena reflexión… lo mejor es llevar los argumentos al extremo ante situaciones muy poco probables. Así quedan en shock y paran el webeo.

  • muy bien dicho! porqe sinceramente me tiene chata la pregunta de la hipotética isla desierta

  • Pingback: Lealtad al vínculo. | Qué Joder()