EL HAMSTER: Cambio climático, agua y vacas sagradas

Por / 0 Comentarios / 10/08/2015

sequía

El cambio climático y las sequías ha sido uno de los grandes temas en el último tiempo. El 2015 ha sido el año más seco en décadas en distintas partes del mundo y ya en Chile se han disparado los precios de las hortalizas por la sequía. Lo peor es que no tenemos certeza de que las cosas mejoren mucho y se pronostica que incluso empeoren, mientras que la evidencia indica que todo este cambio tiene su origen en el ser humano. Sin embargo, al momento de apuntar a las causas hay algunas vacas sagradas. Literalmente, vacas.

La FAO expuso en su informe “La Larga Sombra del Ganado” el impacto que tiene esta actividad industrial en el ambiente, a causa de las emisiones de gases invernadero, deforestación, uso ineficiente de energía y desperdicio de agua. Es en este punto donde podemos enfocarnos, dada la contingencia, la huella hídrica de la producción animal.

El papel que juega la industria ganadera en estas crisis es relevante. El gasto de agua asociado a los procesos de crianza, faena, traslado, manejo de desechos y producción del alimento de los animales destinados al consumo humano es enorme. Lamentablemente, pocos se atreven a tocar el consumo de animales porque el rechazo de los aludidos es desmesurado. Mientras que el cambio climático es la principal preocupación entre los chilenos en este momento el común de la ciudadanía preferirá sentirse bien apagando la luz por una hora una vez al año, darse duchas más cortas o lavar la ropa con cargas completas. Nadie vaya a tocar el pedazo de carne y pan con queso que hay sobre la mesa, porque los consideran ricos y deliciosos.

Para tomar conciencia del verdadero impacto que uno tiene en el agua, Waterfootprint tiene una calculadora de la huella hídrica personal. Tomé los míos con una dieta vegana, vegetariana y omnívora. Estos son los resultados:

Hábitos actuales, con una dieta vegana: 800 metros cúbicos al año.

Dieta vegetariana que incluiría huevos y leche: 924 metros cúbicos al año.

Dieta omnívora promedio de Chile: 1376 metros cúbicos al año.

(Cifras semanales tomadas por consumo promedio de carne 1,81, leche 3,12, huevos 4)

¿Qué nos queda por hacer entonces? ¿Esperar que tengamos racionamientos? ¿Confiar en que algo solucionará todo? Conciencia del problema ya existe, acciones son las que faltan y son mucho más que esperar que autoridades implementen políticas. Ya no se puede continuar con los actuales hábitos de consumo y el veganismo no pueden seguir siendo limitados como medida para ayudar animales, es momento de tomarle el peso a la crisis ecológica que estamos enfrentando y promover estilos de vida sustentables.

Escrito por David Gómez V.

Miembro de No Más Vivisección, vegano, adepto de la Ecología Profunda y profesor de inglés.

Web: