EL HAMSTER: ¿Es la miel vegana?

Por / 2 Comentarios / 09/03/2013

1

Como filosofía de vida considero que es fundamental mantener una postura de constante revisión y crítica. No sólo hacia los discursos y formas de vida de los otros, sino por sobre todo hacia los discursos y formas de vida propias. Lo contrario implica caer fácilmente en dogmatismos e intransigencias irracionales, creyendo ser poseedores de verdades reveladas. Por eso es que me permito abordar el tema de la miel que, según mi perspectiva, es uno de los más interesantes en el establecimiento de los límites del veganismo.

 

En septiembre de 2005, un tipo llamado Michael Greger publicaba un breve pero decidor artículo que se titulaba, precisamente, “Why Honey is vegan” (porqué la miel sí es vegana). En él, señalaba que la postura vegana acerca de la miel dañaba el movimiento vegano. Precisamente porque representa una contradicción vital que no ha sido resuelta: “un cierto número de abejas muere innegablemente en la producción de la miel, pero muchos más insectos son asesinados, por ejemplo, en la producción de azúcar […] después de todo, matar insectos es lo que mejor hacen los pesticidas”, señala Greger.

 

Pues bien, esta postura ha llevado a un enorme debate acerca de la consideración de la miel como vegana. Como es de suponer, a la vez que aceptación, ha traído un visceral rechazo de un “abrumador número de gente en desacuerdo”, como lo tituló un artículo de 2006 en VegNews. ¿Por qué? Fácil: porque los dogmatismos presentan rechazos.

 

pesticidas

 

Pero ahondemos un poco más en el argumento. La discusión parece presentarse en el hecho de que los derechos de los insectos no son equiparables a los derechos de los animales (aunque los insectos son de hecho, en términos entomológicos, animales invertebrados). Y la salida de la inconsistencia del rechazo al uso de la miel pareciese ser razonable. Pero hay voces que se levantan señalando que las abejas no sólo sienten dolor, sino que son esclavizadas en el proceso de producción de la miel, la cual en definitiva les es robada. La pregunta es ¿al hablar de los derechos de los animales incluimos a los insectos? Inclusive –tema de otro interesante debate- ¿incluimos a los moluscos? Es una línea difícil de delimitar.

 

La máxima pareciese ser tratar de evitar en lo posible todo daño a criaturas sintientes. Allí reside el principal rechazo a la postura que considera a la miel como vegana: lo importante es causar el menor daño posible a los animales, incluidas abejas e insectos en general. Pero es necesario, a la vez, tener presente que éste nunca se eliminará. ¿O acaso dejaremos de alimentarnos de frutas, granos y vegetales? Entonces, vuelvo a preguntar ¿dónde trazar la línea?

 

En términos concretos, las abejas son fundamentales para la existencia -no sólo humana- en la tierra, mediante el proceso de polinización. Y es precisamente que el empleo de abejas como polinizadoras levanta un problema significativo para aquellos que se oponen a la miel alegando que la apicultura mata insectos. Para ser consistentes, también tendrían que oponerse a toda la apicultura, lo cual lleva como consecuencia a la pregunta de cómo se van a polinizar las cosechas de las cuales nos alimentamos; y no sólo eso: cómo las plantas silvestres sobre las cuales se alimentan los animales silvestres van a ser polinizadas. En ese sentido, la existencia de las abejas es importante más que por un tema de “derechos”, es importante por un tema vital: cumplen una función ecológica que nadie ni nada puede suplir. Y en ese sentido, no consumir alimentos con pesticidas pareciese ser mucho más importante que no consumir miel.

 

abejas1

 

De tal modo, el argumento de la esclavización es cierto a medias. Querámoslo o no, nos beneficiamos de las abejas, directa o indirectamente. Según mi perspectiva, y en la cual insisto, más que una cuestión ontológica, la utilización de los animales es un problema de escala y de estructura productiva. Después de todo, nunca en la historia se ha prescindido de ellos y no es probable que cese esta situación. Pero el modo cómo se conduzca es lo que marcará toda la diferencia.

Referencias: http://www.satyamag.com/sept05/greger.html, http://www.vegetus.org/honey/honey.htm, http://www.compassionatespirit.com/is-honey-vegan.htm

Alejandro Zúñiga O.

Escrito por Alejandro Zúñiga O.

Sociólogo y vegano. Parte del equipo Eco Care . Puedes escribirle a alejandro@vegetarianoschile.cl.

Web:

  • Yo creo que es abuso lo que se hace en la apicultura, son seres que sienten y el humano les roba su trabajo para beneficio propio. Sobre la polinización, existen las “colmenas éticas” que son precisamente para que haya polinización, sin explotación. Acá escribí al respecto con mayor profunidad, hace tiempo http://ecosofia.org/2010/11/que_hay_de_malo_con_la_miel.html

  • Judith

    Concuerdo con David en el tema de la polinización, pienso que no es necesario que las abejas sean productoras de miel para que realicen esa labor.
    Por otra parte creo que es difícil trazar la linea, yo mato cucarachas desesperadamente si encuentro una, las arañas cuando tienen un tamaño considerable también las mato (aunque en general las conservo, porque son exterminadoras de plagas) y para que nombrar a los zancudos, entonces, me parece difícil sentirme comprometida con las abejas si en mi día a día hay otros insectos a los que mato sin remordimiento. es complejo el tema, un profesor de biología que tuve decía de este asunto que era todo relativo al tamaño y creo que en el fondo es mas fácil sensibilizarnos con los animales mientras mas grandes son.
    Yo incluyo la miel en mi dieta y la verdad me lo planteo constantemente.