EL HAMSTER: SoyVida, SoyLesa

Por / 12 Comentarios / 12/03/2013

Hace una semana, yo y mi proceso de “veganización” nos vinimos a vivir a Arica; sin familia, sin amigos, sin pololo. Llegar a una ciudad distinta es siempre un gran desafío que en mi caso se ha tornado aun mayor porque, a causa de los nuevos hábitos alimenticios, parece casi una ley saber cocinar… adiós al hábito de flojera culinaria que varias veces me llevó a pasar de largo sin comer o sobrevivir con fideos y pan con palta.

Consciente de que soy amateur, decidí buscar por cielo, mar y tierra un proveedor de congelados veggies, tan sabrosos, fáciles y pulentos para acompañar mi desabrido arroz mazamorriento o esas papitas cocidas cuya preparación es más fácil que multiplicar por 1, pero TRAGEDIA, no pude encontrar ni mis regalonas vienesas de morrón.

Con esta frustración encima, partí a comprar a una feria-persa baratísima,  entendiendo que era hora de madurar, aprender y disciplinarme para lograr al fin ser responsable con mi alimentación y salud.

Estaba cotizando unos mangos mutantes que olían maravilloso cuando de pronto me dicen con emoción: “¡Wamy, yogurt de Soya!”, me di vuelta y los ojos me brillaron tanto que me auto-encandilé. Era efectivamente un litro de yogurt de soya saborizado con pulpa de fruta y a sólo $850, no lo podía creer.

Miré el envase (para no volver a hacer trampa con los ingredientes, como cuando me comí los calzones rotos) y decía: “este producto por su naturaleza no contiene lactosa ni colesterol”, revisé también los ingredientes y no encontré alguno sugerente de leche, así que todo bien. De la pura emoción, le dije al vendedor quiero todo mi dinero en esto deme 2 por favor y fui feliz, porque además había comprado quinoa, así que el desayuno estaba asegurado por harto tiempo.

Probé el yogurt y era tan hiper mega rico que me salían un montón de arcoíris por las papilas gustativas hasta que se ocurrió volver a analizar la botellita y buscar qué miércale era el SIN 120, un ingrediente que en primera instancia me sonaba a un químico random. Lo escribí en google y éste me respondió que el resultado era “0.58061118421”, pero como claramente al yogurt no le adicionan matemáticas, incluí otros términos en la búsqueda como “ingrediente” o “colorante” llegando a enterarme de que el SIN 120 o E-120, se trata del carmín de cochinilla, un colorante extraído de este insecto y, por tanto, no vegano.

Al principio me dio rabia porque, dentro de mi ignorancia, sentía que me habían engañado en cuanto tenía asumido que los productos de soya eran veganos por definición, de lo contrario ¿para qué se molestaban en fabricarlos? lesa po, pero ya aprendí.

Mis días de yogurt feliz se agotaron, pero mi camino hacia el veganismo no. 

PD: Aviso de Inutilidad Pública -> si alguien de Arica me puede dar algún dato sobre picadas veggies en la ciudad le agradecería enormemente que me escriba a camila@vegetarianoschile.cl

Camila Veloso D.

Escrito por Camila Veloso D.

Licenciada en Enfermería, vegetariana hace cinco años y vegana hace varios meses. Puedes escribirle a camila@vegetarianoschile.cl o encontrarla en Twitter como @Wamyla.

Web:

  • Tatiana Cornejo

    si era para dar el color, porque no fue suficiente con la fruta? :(, que lata, cuantas de las cosas que comemos, de seguro tienen este colorante, me imagino los caramelos y dulces, …. buuuu, en todo caso que bueno saberlo, hay que andar con el google transcribiendo todos los ingredientes de los productos …parece….

    • A mí me habían soplado sobre la cochinilla, pero desconocía sus nombres alternativos 🙁

  • Hola Camila, yo soy de la ciudad de Arica y también fui de las que cayó en la trampa del yogurth “de soya”, lamentablemente es sólo nombre que nos ilusiona porque no es un alimento vegano… pero bueno, acá en Arica si hay opciones veganas, una de ellas es el restaurant Govindas ubicado en el centro y en lo personal yo vendo productos congelados Vegusta por si te interesa 🙂 igualmente te dejo la invitación a que si estás el viernes 15 por acá en la ciudad, se realizará un taller de cocina en el Govindas y posteriormente iremos a una marcha por la Vida y Protección Animal… ojalá puedas ir y conocer un poco nuestro mundo veggi acá en Arica. Saludos!

    • Muuuuuhas gracias por los datos Claudia, me contactaré contigo. ¡Nos vemos el Viernes!

  • busca picás de los krishna, creo q alguna vez fuia una y tienen comidad abundantes pero preparadas, no para comprar yhacer en la casa. lo otro es que te pongas en contacto con algun proveedor y que te hagan una encomienda

    • Hace poco me puse en contacto con Origen Veg de Valparaíso, que afortunadamente no te piden un mínimo de compra para hacer envíos, son grosos.

  • que difícil ser vaga y vegana. Sólo hay una manera de asegurarse. Preparar todo todo todo todo. oh fuck…ya me dio paja de nuevo. BTW Lo de rojo carmin de cochinillas, lo promocionan como “no sintético” o no cancerígeno, o colorante natural por ende, no te va a enfermar. y es rebarato,

    • No sé si me identifica el concepto vaga, pero floja en la cocina TODO EL RATO jajajaja. Supongo que cuando tenga más experiencia, el hecho de cocinar pasará de ser un desafío o martirio diario a una entretención o un placer… espero.

  • Hola, yo soy vegetariana hace 6 años (tngo 20) y quiero comensar a dejar mas cosas..aunke viviendo con mi madre aun no podre ser vegana estricta…
    Te admiro ene por llevar a cuestas una pagina tan importante y una vida tan complicada como la de ser veg(etari)ana en una sociedad tan penca…que bkn ke te hayai podido ir a vivir sola y que lata que nos metan por donde puedan ingredientes basados en animales/insectos :/ ojala encuentes lugares veggies y te adecues bien al nuevo hogar 🙂 saludos!

    • Mil gracias por las buenas vibras, y aunque es un camino re-complicado, saber que es el correcto te da las fuerzas necesarias para sobrellevar las adversidades que conlleva ^^ ¡Un abrazo!

  • suerte en su busqueda pue ^^