EL HAMSTER: Una lucha justa y necesaria

Por / 0 Comentarios / 16/02/2013

A lo largo de la historia se han producido diversos movimientos sociales surgidos desde el clamor por un mundo más justo. Así es como reconocemos como grandes coyonturas que cambiaron el devenir de las concepciones humanas, el Movimiento por los Derechos Civiles para la gente de “raza negra” en Estados Unidos, el Feminismo que ha permitido que la mujer sea valorada en una sociedad históricamente machista, la lucha de las minorías sexuales para ser respetados en su condición, entre otros.

Así es como el mundo avanza, porque existen personas que son capaces de renegar las convenciones de una sociedad sumida en la cobardía y que día a día acepta la injusticia como algo normal e inevitable. Entre el pulcro silencio del ensimismamiento decadente y la inercia, unos sujetos han alzado la voz para cuestionar los valores de las sociedades humanas. Rosa Parks, Mahatma Gandhi, Martin Luther King, el hombre que se enfrentó a un tanque en Tian’anmen y un sinfín más, nos dieron muestras tangibles de lo importante que es ser consecuentes y actuar.

Dependiendo del contexto, nos encontraremos frente a importantes instancias que requieren compromiso y trabajo. En ese sentido uno, a grandes rasgos, tiene dos opciones: pasar por este mundo como un mero tránsito irreflexivo, donde la máxima radica en el placer individual; o bien dedicar tu tiempo y energías para defender lo que consideras justo. La segunda alternativa, dependiendo del grado de entereza con que se mantiene la lucha emprendida, puede traer diversos conflictos personales y con el resto de las personas que muchas veces no entienden el porqué de tu rebelión. Sin embargo, es necesario hacerlo.

Hace décadas que se ha ido generando un movimiento por los derechos animales en todo el globo, caracterizado por la exigencia de la abolición de la esclavitud animal que se hace evidente en industrias cárnica, láctea, de los huevos, pieles, circos, centros de experimentación, pero también en cualquier contexto donde sea el animal sea visto como propiedad. Educación sobre veganismo y acciones directas han impulsado una causa social por los que no pueden defenderse por sus propios medios.

En Latinoamérica y particularmente en Chile este movimiento lleva un par de años con organizaciones como EligeVeganismo, Animal Libre y HomoVegetus , en donde se han ganado espacios en medios de comunicación para lograr que la gente conozca más sobre el respeto sin discriminación por especie. Ha sido difícil y frustrante al no ver los cambios tan de inmediato, pero se ha aprendido que la constancia es importante. Y es que donde radique la injusticia y el sufrimiento, se convierte en un deber moral hacer algo por remediarlo.

Lo que convierte en enriquecedor es que cada día este movimiento toma más fuerza. Si bien hace unos siglos podían existir personajes como Thomas Taylor que se reían de las aspiraciones por los derechos a las mujeres de Mary Wollstonecraft, diciendo que si estos eran correctos, entonces también las “bestias” (animales no humanos) deberían tenerlos. El tiempo finalmente terminó dando la razón y a las mujeres – al menos en gran parte de los países occidentales – se les han entregado garantías por la igualdad de los sexos. En ese sentido, podemos ver similitudes de nuestra lucha con otras que cuestionan directamente el status quo y sinceramente no es fácil. Como decía Gandhi: “Primero te ignoran, luego se ríen de ti, después te atacan, entonces ganas”.

igualdad animal 3Sabemos que es un camino difícil, pero decidimos afrontarlo. Se hace necesario posicionar el tema y mostrar nuestro punto de vista a través de la información sobre derechos animales; mostrando lo fácil, rica y sobre todo ética que es la comida sin ingredientes de origen animal; y en intervenciones públicas para poner el tema del veganismo en la palestra.

Finalmente, cómo no mencionar acciones directas hechas por personas valientes que deben levantarse en la madrugada, viajar kilómetros, pasar por diversos peligros, frío, calor, hambre y privación de sueño, con el objetivo de ir a los lugares de explotación para registrar la realidad que tanto se esmeran otros en ocultar. Y, por sobre todo, los rescates abiertos para entregarle a esos seres sintientes lo que merecen: una existencia plena y libre de sufrimiento.

Leonardo Vásquez T.

Escrito por Leonardo Vásquez T.

Estudiante de Periodismo, vegano hace dos años. Puedes escribirle a leonardo@vegetarianoschile.cl o encontrarlo en Twitter como @leovasquezt.

Web: