EL HAMSTER: Una vegetariana de vacaciones

Por / 4 Comentarios / 11/05/2013

IMG_3904

Si en el diario vivir las preguntas ¿y qué comes? ¿y pescado tampoco? son recurrentes, estando de vacaciones en un lugar donde casi nadie entiende tu idioma y poco se esfuerzan por entenderte, saber qué comer y cómo pedirlo es fundamental.

Eso me pasó la semana pasada cuando cumplí un sueño de años: viajar a París con mi madre. Varios me habían advertido que los franceses no se caracterizan por querer a los turistas, por eso manejar algunas frases en su idioma es primordial.

 “Je suis végétarien” , eso me lo aprendí de memoria, obvio. Y es lo primero que les aconsejo a quienes viajen a un país donde hablen un idioma que no dominen: aprender cómo decir “soy vegetariana”.

Si no tienen el vocabulario suficiente no se aventuren en pedir “hablando” lo que quieren, es mucho mejor solicitar la carta y simplemente apuntar lo que queremos, finalizando siempre con la frase Je suis végétarien para que no queden dudas. Es básico lo que les comento, pero no está de más ; ) Si dicen “no como carne” es posible que les llegue pollo o pescado, por lo general las personas asocian la carne sólo con las carnes rojas, recuerden mi explicación de esto aquí.

Los países europeos suelen caracterizarse por llevar una alimentación mediterránea y eso nos da varias opciones para sobrevivir fuera de nuestra despensa. Pizzas, pastas, crepes, ensaladas (sí, la mayoría masas y carbohidratos, pero salvan).

2La primera noche con mi mamá pedimos pizza (veganos abstenerse, prometo otro post con alternativas vegan), optamos por Margherita la más simple: salsa de tomate, queso, aceitunas. Suficiente.

Para el desayuno, el hotel ofrecía el clásico buffett, bastante variado pero SIN leches vegetales, ni una sola… nada de nada ; ( Ante eso el café es para mí un buen aliado, también las frutas y el muesli, que además de ser mega nutritivo deja una sensación de saciedad duradera. Si a eso le sumamos el clásico pan baguette estamos sobrados de cariño.

pastaA la hora de almuerzo escogimos en más de una oportunidad pastas (spaguetti al pesto, pasta con salsa pomodoro) crepes, ensaladas (surtidas y contundentes) con las imperdibles french fries y la clásica Soupe a l’oignon. Para los veggies que consumen huevos los omelettes también son una alternativa accesible en los cafés parisinos.

soupe a lloignonEn síntesis, siempre es posible pasar unos días de vacaciones veggies en un lugar desconocido sin dominar el idioma y sin la ayuda amable de quien reside ahí.  No olviden nunca aprender frases claves, investigar antes cuáles serán las opciones de alimentación disponible -de acuerdo a los recursos que tendrán-, averiguar dónde hay verdulerías y/o supermercados en caso de que dispongan de un lugar donde cocinar, etc.

No se vayan en pelota, improvisar puede generarles más de una frustración y quizá pasen hambre al no saber qué/dónde comer.

Si alguno de ustedes va a París, les recomiendo el Café de Luna, atienden de modo amable, disponen de una carta en español y cuenta con platos vegetarianos 🙂

Francesca Chiappa G.

Escrito por Francesca Chiappa G.

Periodista, vegetariana hace cinco años. Puedes escribirle a francesca@vegetarianoschile.cl o encontrarla en Twitter como @fran_chiappa.

Web:

  • Guest

    Muy buena recomendación, sobre todo para aquellos que viajan por cuenta propia (sin planes turísticos, guías, etc).

    Cuándo estuve en Brasil para mi gira de estudios también me aprendí algunas frases así (además de por favor, gracias y adiós obviamente) pero por suerte casi no lo necesité, ya que al pagar el paquete de viaje teníamos buffet libre absolutamente todo el día… el único problema era que hay cosas que uno cree que no tienen carne y si lo tienen, así que saber preguntar “¿Esto tiene carne?” también es una buena opción. (A mi me pasó, me serví canelones y dentro tenían láminas de jamón que no se veían por el queso y la salsa de tomates).

  • Muy buena recomendación, sobre todo para aquellos que viajan por cuenta propia (sin planes turísticos, guías, etc).

    Cuándo estuve en Brasil para mi gira de estudios también me aprendí
    algunas frases así (además de por favor, gracias y adiós obviamente)
    pero por suerte casi no lo necesité, ya que al pagar el paquete de viaje
    teníamos buffet libre absolutamente todo el día… el único problema
    era que hay cosas que uno cree que no tienen carne y si lo tienen, así
    que saber preguntar “¿Esto tiene carne?” también es una buena opción. (A
    mi me pasó, me serví canelones y dentro tenían láminas de jamón que no
    se veían por el queso y la salsa de tomates).

  • Pingback: Vegetarianos Chile — RECETAS: Vengan tempura (y como tempurizar todo)()

  • En varios paises es fácil conseguir comida sin carne, incluso en Argentina, donde hay muchas pizzas y pastas sin carne como parte de su dieta normal (aunque la gente no lo crea). En europa también me parece mas fácil incluso que acá en Chile.