MODA Y BELLEZA: Las ventajas de una dieta libre de crueldad

Por / 0 Comentarios / 31/05/2013

green and red healthy food

 

Debo destacar que escribo esto basándome en mi experiencia personal y la de otros vegetarianos/veganos, sin estudios científicos de por medio.
Desde hace un año y medio más o menos que sigo una dieta vegetariana más cercano a lo vegano, ya que no consumo ningún tipo de carnes ni yogurt, leche, queso manjar, leche condensada, o huevo de forma directa, además no consumo ningún tipo de alcohol. Pese a lo anterior, a veces hago excepciones por motivos sociales, como un queque o una empanadita de cocktail, sin embargo no superan las 6 excepciones mensuales ya que en mi consumo cotidiano evito los productos de origen animal.
Últimamente, y a causa de un nuevo trabajo que tiene relación con la pastelería, desde marzo mi dieta se volvió más ovo-lacto vegetariana que antes, consumiendo queso y yogur un par de veces a la semana y productos corrientes de pastelería a diario. Mi excusa? Cosas gratis que se botan si uno no se las come, y no hay debilidad humana más grande que la comida gratis jaja.
El tema de preocupación es que hace alrededor de 2 meses empecé a notar cambios desfavorables en mi salud, como caspa, hinchazón y pesadez estomacal, retención de líquido, alergias a la piel, y alergia respiratoria, todo ello junto de manera permanente, además de una sensación de fatiga y falta de energía constante.
Como no se me quitaba comencé a hacer memoria y pensar en qué cambio había tenido que pudiera ser causante, si después de todo no estoy para nada estresada, y ahí me cayó la teja, mis hábitos alimentarios cambiaron mucho a lo que estaba acostumbrada.
Luego de pasar más de un año sin consumir lácteos de manera directa y frecuente, con una alimentación basada en guisos de verduras, legumbres, granos, frutas y proteínas de origen vegetal mi organismo no fue capaz de soportar el cambio.
Antes de llevar una alimentación vegetariana tenía estos mismos problemas de forma permanente y llevaba un año impecable sin ninguna afección más que resfríos ocasionales, de hecho, desde que dejé la carne nunca más sufrí Colon Irritable, coincidencia?
Cuento esto para destacar los beneficios que trae a la salud (y la belleza) llevar una dieta basada en el reino vegetal, ya que detener el consumo de derivados animales nos aleja de prácticamente toda la comida chatarra y procesada.
No es por crucificar los productos animales en sí, pero hoy en día los que están disponibles para el consumo suelen contener altas cantidades de preservantes, químicos, espesantes, colorantes, saborizantes y grasa de la “mala”, siendo la mayoría de estos elementos causantes de alergias, dificultades en la digestión, y además contienen residuos de hormonas y antibióticos utilizados en la producción ganadera.
Los productos de origen vegetal por el contrario, suelen ser consumidos en estado más fresco y natural, y al ser menos procesados contienen menos azúcar y sodio, siendo además bajos en grasas.
De más está decir que todo lo que consumimos forma parte de la regeneración constante de los tejidos, y los elementos no nutritivos (los aditivos) que contienen los alimentos son eliminados como toxinas por diferentes vías, entre ellas la piel. Es así como estas toxinas pueden producir caspa, alopecia, erupciones, alergias cutáneas y respiratorias, hinchazón y dolor estomacal, además de celulitis por la acumulación de sodio y grasa.
En mi experiencia personal, una dieta vegana trajo muchos beneficios a mi salud y el cese de la mayoría de mis malestares. Este par de meses en que comí “tonteras” como les digo, me sirvieron para comprobar cuánto afecta la alimentación a nuestro organismo, y me atrevo a decir que es la base de todo.
Por eso, por razones de salud les recomiendo a los vegetarianos que aún no dan el paso al veganismo que se atrevan y si les cuesta que partan de a poquito. A los omnívoros que nos leen, los invito a dejar por un tiempo los productos con derivados animales, puede que no completamente, pero consumir carnes rojas sólo una vez a la semana y limitar el consumo de lácteos sobre todo, ya que son los que contienen más productos químicos. Vayan fijándose en que problemas de salud tienen, modificar sus hábitos y observar resultados, a algunos les viene mal el trigo, a otros la lactosa y así, lo importante es ir probando porque todos somos distintos.

Constanza Richards B.

Escrito por Constanza Richards B.

Psicóloga, blogger y vegetariana hace cuatro años, mezcla de todo caleidoscópicamente en cota.richards.cl. Puedes escribirle a cota@vegetarianoschile.cl o encontrarla en Twitter como @cotarichards.

Web: http://cota.richards.cl