NUTRICIÓN: Alimentos orgánicos ¿subestimados o sobrestimados?

Por / 0 Comentarios / 09/09/2017

En la nota anterior comenté acerca de algunas diferencias entre las frutas y verduras orgánicas. Bueno ahora analizaremos si realmente vale la pena comer orgánico o si consumir convencional es realmente dañino.

Los pesticidas han sido clasificados como probables carcinógenos durante 25 años. Diferentes pesticidas se han asociado con diferentes tipos de cáncer a través de una variedad de mecanismos, incluyendo los daños genéticos, directo a nuestro ADN o cromosomas y la modificación epigenética, cambios en la forma en que nuestros genes se expresan. Estos efectos se han documentado en trabajadores que están rociando los pesticidas, pero la exposición de residuos de pesticidas que permanecen en los alimentos es mucho menor.

Más recientemente, las tasas de cáncer más altas también se han observado en personas que viven en zonas donde los pesticidas se rocían en gran medida, pero qué pasa con los alimentos que compramos en la tienda? Frutas y verduras orgánicas tienen un menor número de pesticidas, pero incluso los niveles en los productos convencionales son generalmente muy por debajo de los límites aceptables. Aún existe controversia científica sobre la seguridad de algunos plaguicidas, incluso bajo los límites reglamentarios, sin embargo, teniendo en cuenta los posibles efectos aditivos de la mezcla de pesticidas a los que estamos expuestos. Asimismo, el proceso de aprobación de pesticidas no toma en cuenta los productos de degradación tóxicos, como las dioxinas, que pueden formarse una vez que los pesticidas se liberan en el medio ambiente.

El cadmio es otro tema. En la mayor revisión hasta la fecha, incluyendo cientos de estudios, no sólo los alimentos orgánicos tienen más antioxidantes fitonutrientes, sino que también menores concentraciones de cadmio. El cadmio es uno de los tres metales pesados altamente tóxicos (junto con el plomo y el mercurio) que se encuentran en el suministro de alimentos. El cadmio se acumula en el cuerpo; Por lo tanto, debemos tratar de mantener el consumo lo más bajo posible. Los cultivos orgánicos sólo tienen aproximadamente la mitad del cadmio, que se cree que provienen de los fertilizantes de fosfato que se agregan a los cultivos convencionales.

Por supuesto, no todos los alimentos orgánicos son saludables. La industria de alimentos orgánicos es ahora una industria que genera mucho dinero, y no lo consiguió solo vendiendo zanahorias. Ahora podemos comprar papas fritas libres de pesticidas y caramelos de goma orgánicos. Los alimentos orgánicos pueden ser aún peor, ya que, por ejemplo, las personas falsamente juzgan las galletas Oreo orgánicas por tener menos calorías que las galletas Oreo convencionales, por lo que pueden comer más. Y este es solo un ejemplo, podemos mencionar muchos otros productos “chatarra orgánicos”. Recuerda la comida chatarra aunque sea orgánica, sigue siendo chatarra! 😀

No sólo la gente tiende a sobreestimar los beneficios nutricionales de los alimentos orgánicos, también sobreestiman los riesgos de los plaguicidas. Las encuestas han encontrado que compradores de alimentos orgánicos pueden pensar que comer productos convencionales es casi tan malo como fumar un paquete de cigarrillos. Ese tipo de pensamiento es peligroso, ya que potencialmente podría conducir a una disminuir el consumo de fruta en general y el consumo de vegetales.

Si sólo la mitad de la población estadounidense aumentará el consumo de verduras y frutas por una sola porción al día, se estima que 20.000 casos de cáncer podrían evitarse cada año. Ahora, debido a que el estudio estaba usando frutas y verduras convencionales, la carga de pesticidas de esas frutas y verduras adicionales podría resultar en 10 casos adicionales de cáncer . Así que en general, si la mitad de nosotros comió una porción más, estaríamos previniendo 19.990 casos de cáncer al año.

Ahora, eso fue un artículo escrito por científicos pagados por la Alianza para la Alimentación y la Agricultura, que es un grupo de productores de los productos convencionales; Por lo tanto, es probable que hayan exagerado los beneficios y reducido al mínimo los riesgos, pero creo que el resultado final está a la vista. Existe un tremendo beneficio de comer frutas y verduras convencionales que es mucho mayor que cualquier pequeño riesgo de que podemos obtener de los pesticidas. Ahora, ¿Por qué no aprovechar los beneficios sin el riesgo y elegir orgánico? ¡Estupendo! Pero nunca debemos dejar que la preocupación acerca de los pesticidas nos impida comer y disfrutas de las frutas y verduras como sea posible.

Escrito por nicolas aguilera

Nicolás Aguilera Donoso. Vegetariano desde el 2015 y vegano desde el 2016. Apasionado de la comida sana, el deporte y medio ambiente. Le gusta cocinar y comer frutos secos. Interesado en temas de nutrición y que a través de esto se puede ayudar a las personas a evitar y tratar enfermedades.

Web: