NUTRICIÓN: Cómo la leche de vaca puede contribuir a la obesidad infantil

Por / 0 Comentarios / 14/04/2017

  

 

Hoy se sabe que los bebés que son alimentados con leche materna pueden estar protegidos  contra la obesidad más tarde en la vida durante más de 30 años, pero ¿por qué? Puede ser la fórmula. Por otro lado, si damos a los bebés fórmula basada en leche de vaca, sucede una situación inusual. La leche de vaca está diseñada para poner casi 1 kilogramo por día a un ternero cada vez mayor, 40 veces la tasa de crecimiento de los bebés humanos (Ve este video: Fórmula para la obesidad infantil ).

El alimento perfecto para los seres humanos, finamente “preparada” lo largo de millones de años, es la leche materna humana. Cabe destacar que, entre todas las especies de mamíferos, el contenido proteico de la leche humana es la más baja (1.26 g de proteina/100 mL en la leche humana, en contraste con 3.36 g proteina/100 mL). El excesivo contenido de proteína en la fórmula a base de leche de vaca, se piensa que es lo que podría marcar al niño en la obesidad más adelante en la vida.

Además, en lugar de ser destetados, seguimos bebiendo leche y de otro animal. La pregunta, que uno se plantea ahora es si el consumo de una sustancia que estimula el crecimiento de otras especies durante la infancia, altera los procesos de crecimiento y maduración en los humanos. Un estudio de la Universidad de Indiana, por ejemplo, encontró evidencia de que una mayor ingesta de leche se asocia con un mayor riesgo de una pubertad prematura; muchachas que bebían mucha leche empezaron a tener sus períodos más temprano en la vida. De este modo, el consumo de leche de otra especie y la ingesta en la infancia pueden desencadenar consecuencias no deseadas.

Sólo la leche humana permite la programación metabólica adecuada y protege contra las enfermedades de la civilización en la vida posterior, mientras que el consumo de leche de vaca y otros productos lácteos durante la adolescencia y la edad adulta es un comportamiento nuevo evolutivamente que puede resultar en efectos adversos a largo plazo sobre la salud humana.

Los adolescentes expuestos a las proteínas lácteas, tales como caseína, leche descremada, o suero de leche, experimentaron un aumento significativo en el IMC y la circunferencia de la cintura en comparación con un grupo control. Por el contrario, ni un solo estudio financiado por la industria láctea encontró un resultado desfavorable a la leche.

El jefe del Centro de Prevención de la Obesidad en el Hospital Infantil de Boston y el presidente del Departamento de Nutrición de la Universidad de Harvard ,escribió una editorial recientemente a la revista JAMA’s Pediatric’s cuestionando el papel de la leche de vaca en la nutrición humana. Indicaron que es obvio: los seres humanos no tienen ningún requisito para la leche de otro animal; De hecho, los productos lácteos puede desempeñar un papel en ciertos tipos de cáncer debido a los altos niveles de hormonas reproductivas en la producción de la leche.

 

Espero que te haya gustado y sepas que la leche no es necesaria, e incluso perjudicial para todos los seres humanos.

¡Mucho salud, éxito y suerte!

 

Escrito por nicolas aguilera

Nicolás Aguilera Donoso. Vegetariano desde el 2015 y vegano desde el 2016. Apasionado de la comida sana, el deporte y medio ambiente. Le gusta cocinar y comer frutos secos. Interesado en temas de nutrición y que a través de esto se puede ayudar a las personas a evitar y tratar enfermedades.

Web: