NUTRICIÓN: Diabetes y vegetarianismo

Por / 0 Comentarios / 14/11/2013

Actually Several Times a Day

El 14 de noviembre es el día mundial de la Diabetes. ¿Porqué? A modo de campaña para la concientización sobre la diabetes. Fue instaurado por la Federación Internacional de Diabetes y la Organización Mundial de la Salud en 1991, como respuesta al alarmante aumento de los casos de diabetes en el mundo.
La diabetes (diabetes mellitus como se la llama técnicamente), es la incapacidad de procesar los alimentos correctamente. Mucho de lo que ingerimos se digiere y se convierte en glucosa, el azúcar que se encuentra en la sangre. La glucosa, llevada por medio de la sangre a los órganos corporales, se transporta a las células individuales, donde se usa como fuente de energía. La mayoría de los órganos corporales requieren la hormona insulina para que la glucosa penetre las paredes celulares. Con la diabetes, la insulina está ausente, o está presente en cantidades insuficientes, o es ineficaz. Por lo tanto, las células no pueden recibir suficiente glucosa. Como resultado, la glucosa se acumula en la sangre. Cuando la cantidad de glucosa en la sangre es permanentemente alta, se diagnostica la diabetes.
Los principales tipos de diabetes son el Tipo I que antes se conocía como diabetes juvenil. Los que padecen este tipo producen poca o ninguna insulina. No hay curación para este tipo de diabetes aunque una dieta correcta y el ejercicio pueden reducir las necesidades de insulina. El Tipo II, donde casi el 90% de los diabéticos están en esta categoría. Se cree que la obesidad es un factor predominante para este tipo de diabetes. Algunos diabéticos de Tipo II producen insulina insuficiente y pueden beneficiarse de las inyecciones de insulina. Más frecuentemente, sin embargo, estos individuos producen una cantidad suficiente o incluso excesiva; pero sus células son resistentes a la insulina. Independientemente del tipo, la dieta es un factor crítico para mantener los niveles normales de glucosa en la diabetes.

De lo que más deben preocuparse los diabéticos es
– lograr y mantener niveles normales de glicemia, que está dada por el tipo, cantidad y horarios de comida.
– lograr y mantener niveles de grasas en sangre aceptables, como colesterol y triglicéridos, ya que están más propensos a problemas cardiovasculares.
– mantener un peso apropiado, especialmente en la diabetes tipo II. El exceso de grasa corporal dificulta aún más la correcta función de la insulina.

Es por estos motivos que la alimentación es pilar fundamental en el tratamiento de la diabetes:

Tipos de Carbohidratos a consumir: los azúcares y almidones, aumentan más rápidamente la glicemia, por lo que deben evitarse (en el caso de los azúcares, como dulces; bebidas; etc) o controlar la cantidad (en el caso de almidones, como papas; arroz; pastas). En cambio, los hidratos de carbono como fibras o celulosas tiene un impacto mucho menor, por eso si la comida incluye fibra, tendrá un menor impacto negativo (ejemplo: la fruta tiene azúcar pero trae fibra naturalmente, o preferir arroz y pastas integrales y papas cocidas con cáscara).
Otro dato interesante es que la cocción y el procesado del alimento también afectarán la respuesta glucémica, siendo, por ejemplo, beneficioso el consumo de pastas con una cocción “al dente”.

Debe ser baja en grasa, específicamente en grasas saturadas: Los alimentos que contienen mucha grasa también contienen muchas calorías, y por eso contribuyen a la obesidad. Además, las dietas ricas en grasas saturadas aumentaran los niveles de colesterol LDL, lo que incrementa el riesgo de accidentes cardiovasculares.

Debe ser alta en fibra: La fibra ha demostrado ser muy eficaz en la normalización de los niveles de glucosa sanguínea y la reducción de los niveles de grasa en sangre.La fibra se encuentra sólo en los productos vegetales. Los alimentos derivados de los animales no contienen ninguna fibra.Hay dos tipos de fibra dietética. La fibra insoluble tiene un efecto escaso en los niveles de glucosa. La fibra soluble (salvado de avena, legumbres, choclo, ciruelas, cebada), por el contrario, se ha asociado con el mejor control de glucosa en los diabéticos y con la reducción del nivel de colesterol en la sangre. Aunque hay que tener cuidado, ya que en algunos estudios, la fibra dietética, cuando se consume a niveles altos, ha inactivado algunos minerales tales como el hierro y el calcio, haciéndolos inútiles para el cuerpo.

Reemplazar las comidas no fibrosas (la carne, el queso, y los huevos) con cereales y legumbres es una manera excelente de aumentar la ingestión de fibra dietética y reducir las grasas saturadas. Aunque una dieta de este tipo es difícil para muchos, es un modo de vida para la mayoría de los vegetarianos.

Claramente, estos beneficios van a estar condicionados de acuerdo a lo que elija comer cada persona,  ya que si bien la alimentación vegetariana es usualmente baja en calorías y rica en verduras, frutas y granos enteros, también puede ser, como se mencionara en el post de obesidad, rica en alimentos demasiado calóricos.

Recuerden que estas recomendaciones son generales, y si bien son aplicables a la mayoría, siempre hay que ver el “caso a caso” ojalá asesorados por un nutricionista.

Escrito por Isabel Aedo B.

Nutricionista titulada de la U de Concepción, vegetariana hace nueve años. Aficionada a las artes visuales. De filosofía DIY. Doglover. Puedes escribirle a isabel@vegetarianoschile.cl o encontrarla en Twitter como @yuisabel

Web: