NUTRICIÓN: Dieta mediterránea vs Dieta Basada en Plantas

Por / 0 Comentarios / 20/01/2017

No hay que negar que la dieta Mediterránea tiene muchas ventajas si la comparamos con dietas occidentales altas en alimentos procesados y alimentos de origen animal, asimismo, es muy bien aceptada por la comunidad médica como una de las mejores dietas, sino que la mejor para el ser humano. Pero al compararla con una dieta Vegana basada en alimentos enteros, cual sería mejor?

Bueno, varios estudios han demostrado que la dieta mediterránea se asocia con una reducción significativa del riesgo de muerte, enfermedades cardíacas, cáncer y enfermedad cerebral. El problema con estos estudios poblacionales es que las personas que comen más saludable también tienen vidas más sanas, por lo tanto, como podemos saber si es su dieta? Puedes ver este video que compara la Dieta Mediterránea con una Dieta basada en Plantas.

Como dice la Asociación Americana del Corazón, “Antes de aconsejar a la gente que siga una dieta mediterránea, necesitamos más estudios para averiguar si es la dieta misma u otros factores del estilo de vida pueden ser responsables de menores tasas de mortalidad por enfermedades del corazón”. Como se podría averiguar eso entonces? Hay maneras que usted puede controlar como fumar y hacer ejercicio, pero idealmente tendría que realizarse un ensayo de intervención, el estándar de oro de la ciencia nutricional. Cambias las dietas de la gente mientras tratas de mantener todo lo demás igual y ver qué pasa.

Tenemos ese tipo de juicio hace 20 años con el famoso Lyon Diet Heart Study, donde alrededor de 600 personas que acababan de tener su primer ataque al corazón fueron asignadas al azar en dos grupos. El grupo de control no recibió ningún consejo dietético, aparte de lo que sus médicos les decían, mientras que al grupo experimental se le dijo que comiera más de una dieta de tipo mediterráneo, suplementados con aceite de canola para darles ácidos grasos omega- 3 que normalmente estarían recibiendo de semillas y nueces si en realidad vivieran en una isla griega en la década de 1950.

El grupo de dieta mediterránea terminó tomando algunos de los consejos dietéticos. Comían más pan, más fruta, menos carne de charcutería, menos carne en general y menos mantequilla y crema; Aparte de eso, no se informaron cambios significativos en la dieta en términos de vino, aceite de oliva o consumo de pescado. Por lo tanto, comieron menos grasas saturadas y colesterol, más omega 3 de origen vegetal, pero en sí, no sufrieron enormes cambios en la dieta. Aun así, al cabo de cuatro años aproximadamente, 44 individuos del grupo control tuvieron un segundo ataque al corazón, fatal o no fatal, pero sólo 14 sufrieron otro ataque en el grupo que cambió su dieta. Por lo tanto, pasaron de tener un 4% de probabilidad de tener un ataque al corazón cada año hasta un 1%.

Un cínico podría decir que si bien había menos muertes y enfermedades, la dieta mediterránea continuó alimentando su enfermedad cardíaca, tanto que 14 de ellos sufrieron nuevos ataques al corazón mientras estaban en la dieta. Sí, su enfermedad progresó, pero mucho menos que el grupo de dieta regular (alrededor de cuatro veces menos). Pero, ¿y si hubiera una dieta que pudiera detener o incluso revertir la enfermedad cardíaca?

El Dr. Caldwell Esselstyn y sus colegas de la Cleveland Clinic publicaron recientemente una serie de casos de 198 pacientes consecutivos con enfermedad cardiovascular aconsejados para cambiar a una dieta compuesta enteramente de alimentos enteros a base de plantas. De los 198, 177 se aferraron a la dieta, mientras que los otros 21 se cayeron del carro, configurando una especie de experimento natural. ¿Qué pasó con los otros 21? Se trataba de un grupo tan enfermo de pacientes que más de la mitad sufrió de un ataque al corazón fatal o necesitaba una angioplastia o un trasplante de corazón. En ese mismo período de tiempo de alrededor de cuatro años, de los 177 que se aferraron a la dieta a base de plantas, sólo uno tuvo un evento importante como resultado del empeoramiento de la enfermedad. Como Dean Ornish señaló en su respuesta hacia un estudio sobre las ventajas de la dieta Mediterránea: “una dieta mediterránea es mejor que lo que la mayoría de la gente está consumiendo” … pero aún mejor puede ser una dieta basada en alimentos vegetales enteros.”

El estudio del Dr. Esselstyn no fue un ensayo aleatorio; Por lo tanto, no se puede comparar directamente con el estudio de Lyon, e incluyó a pacientes muy determinados. No todo el mundo está dispuesto a cambiar dramáticamente sus dietas, incluso si puede ser literalmente una cuestión de vida o muerte. En ese caso, en lugar de no hacer nada, comer una dieta más mediterránea puede reducir el riesgo de sobrevivientes de ataque al corazón en alrededor de dos tercios. Asegurar cortar el 99% de riesgo sería mejor si los resultados de Esselstyn se replicaran en un ensayo controlado, pero incluso una caída del 70% en el riesgo podría salvar decenas de miles de vidas cada año.

Escrito por nicolas aguilera

Nicolás Aguilera Donoso. Vegetariano desde el 2015 y vegano desde el 2016. Apasionado de la comida sana, el deporte y medio ambiente. Le gusta cocinar y comer frutos secos. Interesado en temas de nutrición y que a través de esto se puede ayudar a las personas a evitar y tratar enfermedades.

Web: