NUTRICIÓN: EL HIGO

Por / 0 Comentarios / 25/05/2016

 

Rico y nutritivo higo

El higo es el fruto de la higuera (Ficus carica L.), perteneciente a la familia de las moráceas. Existen diversas variedades de árbol, se dividen principalmente en higueras breveras e higueras comunes. En realidad las higueras no florecen como otros árboles, ya que las semillas se acumulan dentro de lo que parece ser un fruto, dando origen a los higos. Las higueras breveras tienen la particularidad de producir brevas, que son higos que no llegan a madurar durante el verano y se conservan durante el invierno para madurar hasta el verano siguiente. Las brevas son más grandes y menos dulces, pero con mayor aroma.  

Se menciona que son originarias del este de Asia, desde donde se difundió hacia Europa y el resto de Asia. En América se ha documentado la presencia de variedades importadas de Europa a partir de 1520.

Es una especie típica del clima mediterráneo (subtropical con inviernos cálidos, veranos secos y frescos), pero soporta también el frío.

Los principales países productores de higo son Estados Unidos (California), Turquía, Grecia, Portugal y España.

¿Qué nutrientes nos aporta?

Por sus pequeñas semillas y cáscara, el higo es fuente importante de fibra, la cual no sólo tiene efectos benéficos en el sistema digestivo sino también en la regulación de la glucosa en la sangre, el mantenimiento del peso y de una flora bacteriana saludable, que protege de desarrollar obesidad y sus enfermedades asociadas como la diabetes.

También es fuente de algunas vitaminas del complejo B, vitamina A y K, que participan en múltiples funciones vitales.

Respecto a los minerales, contiene manganeso y calcio, ambos necesarios para la salud ósea.

También es fuente de potasio que ayuda a regular la presión sanguínea, en especial cuando las personas suelen consumir pocas verduras y frutas, y mucha comida ultraprocesada alta en sodio.

Su pigmento azul-morado nos indica que contiene antocianinas, así como compuestos fenólicos, los cuales protegen nuestro ADN, evitando algunos procesos cancerígenos.

El higo deshidratado concentra todas estas y otras sustancias, generando un efecto antioxidante importante.

De hecho, se ha visto que aún cuatro horas después de consumirse puede contrarrestar el efecto oxidativo que tiene en nuestras células el consumo de jarabe de maíz de alta fructosa comúnmente contenido en refrescos y otras bebidas azucaradas.

 

¿Cómo se recomienda consumirlo?

Como todas las frutas, recomiendo consumir el higo en forma fresca, ya que es la mejor manera de aprovechar sus vitaminas, minerales, antioxidantes y otros elementos bioactivos.

Los higos secos concentran sus nutrimentos, pero también concentran más calorías, por ejemplo 40 gramos de higo deshidratado contienen hasta cuatro veces más calorías que los mismos 40 gramos en forma fresca.

Esta fruta no se debe consumir hasta que hayan alcanzado el punto óptimo de maduración, ya que los verdes contienen una savia o látex (líquido blanquecino y lechoso) que puede producir irritaciones o sarpullidos en la piel.

1 porción de higos frescos son 2 higos y equivalen a 1 fruta.

 

Marcia Basulto H.

Escrito por Marcia Basulto H.

Licenciada en Nutrición y Dietética, Vegana. Puedes escribirle a marcia@vegetarianoschile.cl

Web: https://www.facebook.com/asesoriasveg?ref=tn_tnmn