NUTRICIÓN: ¿Qué sucede con la proteína animal en el colon?

Por / 0 Comentarios / 07/07/2017

Estamos claro que la cantidad de productos de origen animal que se consumen en los países más desarrollados, es desproporcionada, (aunque en realidad sabemos que no hay una pequeña cantidad de carne o producto de origen animal que sea necesaria para nosotros y que sea éticamente correcto incluir en nuestro plato).

No obstante, se ha estimado que en una dieta occidental típica, sobre 12 gramos de proteínas puede escapar a la digestión, y cuando alcanza el colon, se puede convertir en sustancias tóxicas como el amoníaco. Esta degradación de la proteína no digerida en el colon se denomina putrefacción; Por lo tanto, un poco de carne puede en realidad terminar en descomposición en nuestro colon. 

Está generalmente aceptado que la fermentación de carbohidratos como la fibra y los almidones resistentes que llegan a nuestro colon, resultan en efectos beneficiosos debido a la generación de ácidos grasos de cadena corta como el butirato, mientras que la fermentación de la proteína se considera perjudicial. La fermentación de las proteínas ocurre principalmente en el extremo inferior del colon y se traduce en la producción de metabolitos potencialmente tóxicos. Esa podría ser la razón por qué el cáncer colorrectal y colitis ulcerosa tienden a ocurrir más abajo, porque ahí es donde la proteína se pudre.

Probablemente la estrategia más simple para reducir el daño potencial de la fermentación de proteínas es reducir la ingesta de proteínas de la dieta. Sin embargo, la acumulación de estos subproductos tóxicos del metabolismo de las proteínas puede ser atenuada por la fermentación de la materia vegetal no digerida. Un estudio de Australia  mostró que si se le da las personas alimentos que contienen almidón resistente, puede bloquear la acumulación de productos secundarios potencialmente dañinos del metabolismo proteico. El almidón resistente es resistente a la digestión del intestino delgado, así, pasa a nuestro colon donde alimenta a nuestras bacterias buenas. El almidón resistente se encuentra en frijoles cocidos, guisantes, garbanzos, lentejas, harina de avena cruda, y papas cocidas enfriadas y pasta enfriada (como una ensalada de macarrones). De esta manera se ha visto que mientras más almidón resistente termina en el colon, menos amoníaco se produce.

Te debes estar preguntando ¿y qué pasa con la proteína vegetal? La diferencia es que las proteínas animales tienden a tener más aminoácidos que contienen azufre, como metionina, que se puede convertir en sulfuro de hidrógeno en nuestro colon. El sulfuro de hidrógeno es el gas de huevo podrido que puede desempeñar un papel en el desarrollo de la enfermedad inflamatoria del intestino, colitis ulcerosa.  Los efectos tóxicos del sulfuro de hidrógeno parecen ser un resultado de bloquear la capacidad de las células que recubren nuestro colon de la utilización del butirato, que es lo que nuestras buenas bacterias le hacen a la fibra y almidón resistente que comemos. Es como una constante batalla en nuestro colon entre los malos metabolitos de proteínas, sulfuro de hidrógeno, y los buenos metabolitos de carbohidratos, butirato. Usando muestras de colon humanos, los investigadores fueron capaces de demostrar que los efectos adversos del sulfuro podrían ser invertidos por butirato. Por lo tanto, podemos o bien reducir la carne y productos de origen animal, comer más plantas, o ambos.

Hay dos maneras de que el sulfuro de hidrógeno se puede generar, sin embargo, es principalmente por el resultado de la descomposición de las proteínas que contienen azufre en nuestro intestino grueso, pero el gas a huevo podrido también puede ser generado a partir de conservantes de azufre inorgánicos como sulfitos y dióxido de azufre.

El dióxido de azufre se utiliza como conservante en la fruta seca, y los sulfitos se añaden a los vinos. Podemos evitar los aditivos de azufre mediante la lectura de las etiquetas o simplemente elegir orgánica, ya que están prohibidas a partir de frutas y bebidas orgánicas por ley.

Hace más de 35 años, estudios mostraron que conservantes de dióxido de azufre exacerbaban asma. Este llamado “sulfito sensibilidad” parece afectar solamente  alrededor  de 1 en 2.000 personas; Por lo tanto, uno podría pensar que sola las personas con asma debían evitarlo. Ahora creo que sería mejor recomendar a la gente evitarlo lo más posible.

Verduras de la familia de las coles, naturalmente, tienen algunos compuestos de azufre, pero por suerte, después de seguir más de cien mil mujeres durante más de 25 años, los investigadores llegaron a la conclusión que las verduras crucíferas se no se asocian con un riesgo elevado de colitis.

Debido a la proteína animal y la ingesta de alimentos procesados, la dieta americana estándar puede contener cinco o seis veces más azufre que una dieta centrada alrededor de los alimentos vegetales no procesados. Esto puede ayudar a explicar la rareza de la enfermedad inflamatoria intestinal entre las personas que comen alimentos enteros, dietas tradicionales a base de plantas.

Es por eso que te invito a que cada vez adoptes una dieta basada en plantas de alimentos integrales, no solo ayudaras a tu colon y sistema digestivo, sino que a todo tu cuerpo a tener mejor salud. Y recuerda que también estarás ayudando al planeta, a las personas y a nuestros amigos los animales.

Si comes productos de origen animal muy seguido y te cuesta dejarlos, te dejo este enlace sobre nuestra gran campaña que te ayudará en este proceso de dejar la carne lo más posible, los LUNES SIN CARNE.

También de nuestra campaña NO SON MUEBLES, que de seguro que si tienes mascotas empatizaras con ella, de seguro comprenderás más porque es importante respetar a todos los animales, no solo a los animales domésticos.

Espero que te haya gustado el artículo, nos vemos! 😀

Videos relacionados:

  1. ¿Quién determina si los aditivos alimentarios son seguros? 
  2. dióxido de titanio y la enfermedad inflamatoria intestinal
  3. Es segura la carragenina?
  4. Matando el cáncer con la restricción de metionina
  5. los frijoles y el segundo efecto de en las comidas.
  6. prevención de enfermedad de Crohn con la dieta tratamiento dietético de la enfermedad de Crohn .

Escrito por nicolas aguilera

Nicolás Aguilera Donoso. Vegetariano desde el 2015 y vegano desde el 2016. Apasionado de la comida sana, el deporte y medio ambiente. Le gusta cocinar y comer frutos secos. Interesado en temas de nutrición y que a través de esto se puede ayudar a las personas a evitar y tratar enfermedades.

Web: