NUTRICIÓN: Sí, una dieta vegana puede ser sana

Por / 4 Comentarios / 11/03/2013

nutri

En la red se difunden muchas falacias con respecto a la alimentación vegana. Que es una dieta poco natural (je! gracioso viniendo de personas que ocupan computadores), que produce carencias nutricionales o que una dieta vegana no sería apta para bebés, niños y embarazadas. Para aclarar algunas dudas me gustaría responder el artículo publicado hace unos días en Loving Life, cuyo título se pregunta si acaso “¿Es realmente sano el veganismo?“.

Antes de responder a la pregunta, me gustaría aclarar que el veganismo NO ES UNA DIETA. En la práctica, implica llevar una dieta vegana, pero no es sólo eso. El veganismo es un principio moral cuyo planteamiento es que los otros animales no deben estar a nuestro servicio. Es por esto que si una persona decide dejar los productos de origen animal enfocándose sólo en su salud, no podemos hablar de alguien vegano sino de un vegetariano estricto. Aclarado eso, sigamos.

“Descubrimos que las personas que tienen éxito con este tipo de dieta [vegana] consumen una gran cantidad de suplementos alimenticios, y nosotros preferimos obtener los nutrientes desde los alimentos”.

1. Los veganos NO consumen una gran cantidad de suplementos alimenticios.

Una persona que desea seguir una dieta libre de alimentos de origen animal no necesita suplir todo con suplementos. Casi todos los nutrientes esenciales se encuentran en alimentos de origen vegetal, se consiguen mezclando alimentos o sintetizándose a partir de ellos. El único nutriente que no podemos encontrar en los vegetales es la vitamina B12, pero su origen no está en los animales sino en las bacterias. Es por eso que un alimento fortificado (leche de soya, cereales, arroz, levaduras, etcétera) o un suplemento no son más que la fermentación de ciertos microorganismos, por lo que la negativa de consumirlos no tiene sentido en términos de salud.

“Luego de algunos años de vegetarianismo y veganismo, comenzamos a tener antojos por alimentos de origen animal”.

2. Antojos: a todos nos pasa.

La mayoría de quiénes hemos decidido hacernos vegetarianos y veganos crecimos comiendo carne, huevos y lácteos, por lo que muchas veces podemos sentir antojos. Sin embargo, debemos tener en claro que esto no implica una necesidad o un instinto, es simplemente un hábito adquirido.

3. Sobre el consumo de carnes, huevos y lácteos “orgánicos”.

No porque una cárcel esté bien cuidada deja de ser una cárcel. El veganismo, a diferencia del bienestarismo, propone la abolición de la esclavitud de los animales independiente de que estos estén bien cuidados. ¿O acaso permitiríamos la esclavitud siempre y cuando los esclavos tuviesen varias regalías? Recuerden que, al igual que nosotros, los otros animales son seres sintientes.

Desde el punto de vista ecologista, la producción de animales en granjas de “libre pastoreo” (¿libre?) implica el mismo gasto de agua. Un gasto innecesario. Asimismo, resulta imposible abastecer a la población mundial con granjas de ese tipo. Es por eso que se creó la crianza industrial de animales y es por eso que muchos proponemos que el consumo de animales y sus derivados es inviable a largo plazo.

“He leído otras historias de personas que dejan de lado el veganismo, cómo el caso de estas gemelas, quienes también fueron crudivoras y ahora incluyen huevos y carnes en su alimentación”.

4. Las experiencias personales no sirven para tener una idea con respecto a una forma de alimentarse.

Muchas personas llevan sus dietas, independiente de cuales sean, de manera irresponsable. A veces ni siquiera es por despreocupación, también puede suceder por desinformación. Es el caso del crudivorismo, cuya dieta es catalogada como inviable en varios estudios y aún así aparecen a diario gurús recomendándola. Si leen con atención la postura de la A.D.A notarán que personas que siguen dietas macrobióticas o crudas son las que más suelen presentar deficiencias nutricionales. Todo esto sin mencionar los posibles efectos placebo.

5. El veganismo no desintoxica.

Ninguna dieta lo hace. No existe ningún proceso corporal asociado a algo como la desintoxicación.

“Si por motivos éticos y morales quieres llevar una alimentación vegana, entonces debes ser muy aplicado(a) e investigar todos los nutrientes que necesitas suplementar, en general estos nutrientes son: Vitamina A, Vitamina D, Vitamina B12, Vitamina K2, entre otras”.

6. No necesitamos suplementar todos esos nutrientes.

La vitamina A se sintetiza del betacaroteno (presente en abundancia en las zanahorias y otros alimentos de origen vegetal), la vitamina D la podemos sintetizar gracias a la exposición solar y está presente en alimentos fortificados, ya mencioné la vitamina B12 y no existen conclusiones definitivas acerca de si la vitamina K2 es realmente necesaria. La vitamina K1 está en abundancia en el reino vegetal y parece ser suficiente. Sin embargo, si llegara a ser necesaria o si alguien quiere consumirla por precaución, existen algunos fermentos que la contienen, como el natto.

 

Es importante que, tomemos la decisión que tomemos, lo hagamos de manera informada. Pero BIEN informada. Lamentablemente, junto al pluralismo que implica internet, también podemos encontrar una tremenda desinformación producto del mismo. Resulta muy fácil presentar ideas sin fundamento y publicarlas, por lo mismo es necesario no creer en todo lo que se lee y contrastar lo leído. Hasta ahora, los únicos medios fiables que tenemos para corroborar algo relacionado a dietética y nutrición son los estudios científicos. A diferencia de la experiencia, que es una sola y se presenta desde la subjetividad, los estudios agrupan una serie de experiencias analizadas desde una perspectiva que, al menos dentro de lo posible, trata de mantenerse en la objetividad. Además, estos son revisados por una comunidad diversa antes de ser publicados y nos presentan con detalle la metodología para que podamos realizar el mismo estudio en otro contexto o bien establecer qué tan fiable puede ser dicha investigación.

Escrito por Victoria Rodríguez F.

Madre a tiempo completo, vegetariana hace cinco años. Fundadora de Crónicas Ovinas. Puedes escribirle a victoria@vegetarianoschile.cl o encontrarla en Twitter como @malditoprotozoo.

Web:

  • marjorie

    La verdad yo prefiero tener una mala alimentacion que seguir comiendo animales yo ya me di cuenta que no es necesario comerlos que solo es una maldita industria para ganar dinero y si no fuera tan sana la dieta vegana a mi en lo personal me da igual no volvere a comer mas animales. Y yo creo que la dieta vegana como le dicen ” dieta ” no es una dieta ni un estilo de vida si no una manera de vivir y una manera sana sin tener que matar para comer no somos indios ya no estamos en la prehistoria eso es lo que pienzo yo independientemente de si una “”dieta” vegana es sana o no….

  • Alisa

    Veo que esto es una respuesta a un post que hicieron Claudia Y Gabriel de Loving Life.

  • Hace tiempo leía a los buenos de LovingLife… hasta este post, no fuí de las que se les tiró encima, simplemente los eliminé de mi FB ya que me pegué el alcachofazo que estamos abordando el tema desde aristas completamente distintas, yo soy vegana y te re juro que me quiero mucho y me preocupo de mi alimentación pero eso no justifica el consumo de productos y subproductos de animales, para ellos al parecer la cosa solo va desde el enfoque “lo que me hace bien a mí como humano”, no lo comparto pero puedo entender que piensen así (dificil ser tan talibana y no aceptarlo si tengo padres, marido y chorromil personas alrededor omnivoras) lo que encuentro pésimo es el dejar entrever al veganismo como algo poco saludable, algo que como sabemos, es completamente falso, gracias por la columna Victoria! como salía en una isapre o afp por ahí.. en esto del vegetarianismo/veganismo.. usté no está solo 🙂