RECETAS: Tartaleta de frutillas y arándanos

Por / 7 Comentarios / 07/11/2012

 

Cuando comento que preparo tartaletas sin usar harina, huevos, mantequilla, ni azúcar, y que no las horneo, las preguntas que surgen inmediatamente son: “¡¿Cómo?!”, “¿Y son ricas?”, “¿Es brujería?”, “¿Son de aire?” (¡Me divierte mucho esa expresión en los rostros de las personas! 😉 ) Es que no se pueden imaginar cómo o con qué se preparan, ni cuál es su sabor… ¡hasta que los prueban! Por eso, cuando me invitan a alguna convivencia, me gusta llevar alguna tartaleta para que las degusten. Entonces ocurre algo maravilloso: ¡se despierta el asombro! Y con el asombro, germina una semilla creativa en las personas, abriéndoles un mundo de nuevas posibilidades para disfrutar con salud y sabooorrr!

De las tartaletas crudiveganas que he probado, las tartaletas de berries son mis favoritas, especialmente la de frutillas, que es la que les enseñaré hoy, aprovechando que estamos comenzando la temporada 😉

Ingredientes (para un molde mediano)

Masa:
2 tazas de almendras con cáscara, activadas (remojadas durante dos horas)
8 a 10 dátiles grandes

Relleno:
500 gr. frutillas frescas
1 taza de arándanos deshidratados
1 cda. de semilla de chía activada

4 dátiles

 

Preparación

Masa: triturar las almendras en la 123 y reservar aparte. Sugiero que las almendras estén relativamente secas antes de procesarlas, para que la “harina” quede más fina y fácil de moldear. Triturar los dátiles y continuar triturando en la 123 hasta que se mezclen con la harina de almendras y adquiera la consistencia adecuada para moldear. Amoldar y dar un “golpe” frío en el congelador.

Relleno: procesar las frutillas, los arándanos y chía en la juguera (en ese orden), hasta que quede una pulpa como gelatinizada. Los arándanos deshidratados y la chía son los ingredientes que le dan esa consistencia más densa a la mezcla, al absorber el jugo de las frutillas. Si los arándanos no se estuvieran triturando bien, sugiero dejar reposar un rato la mezcla hasta que se hidraten y volver a procesar. Rellenar la masa y refrigerar al menos una hora antes de servir.

Al cortarla queda así:

 

Sugerencias: desmoldar cuando la masa esté congelada, para que resulte más fácil. Lo ideal es un molde desmontable o moldes pequeños. Recuerden reservar algunas frutillas para la decoración 😉

¡Espero que la preparen para alguna ocasión especial y la disfruten mucho!  😛

 

PD: pueden conseguir arándanos deshidratados y dátiles en Loving Life.

Paulina Bentjerodt G.

Escrito por Paulina Bentjerodt G.

Psicóloga, vegetariana naturista y amante de la cocina crudivegana. Creadora del blog Como Semillas y del grupo Alimentación Viva y Consciente.Trabaja en Rumbo Verde. Puedes escribirle a paulina@vegetarianoschile.cl.

Web: http://www.rumboverde.cl

  • Tuve que googlear qué eran los dátiles (soy TAN amateur en la cocina xD). En fin,apenas pueda intentaré hacer tu receta ^^

    • jijijij es que no son muy conocidos, no te preocupes! Por lo mismo, la idea es probar cosas nuevas. Dicen que en la variedad está el gusto 🙂 Saludos!

      • Y cuales son? donde los consigo? son caros?

        • Les dejé el enlace de dónde comprarlos al final de la nota 🙂 También encuentras dátiles en las tostadurías. También se podrían usar higos para endulzar. Saludos

  • yo la probé y me enamoré!! buenísima receta Pauli.

  • se ve delicioso, y demasiado facil! ideal para preparar con los niños en estos dias de calor!

  • adriana

    la chía junto con h20?